límites naturales de la conciencia [III]

No esperes que alguien te perdone. Sólo Dios perdona y morirás esperando que ese orgulloso y desvergozado ponga un pie en la tierra para decirte: ¿y tú? ¿quién eres tú? ¿hijo de quién? No, no, no, dime de cuál de las doce eres, ¿de ninguna? ¿y cómo quieres que te perdone? Sólo perdonamos a nuestros amigos y tú y tus antecesores quedaron detrás de las cortinas… Bueno, bueno, te dejaré 1 de esas varas, vé qué haces con ella.

La que te toca no estará firme por siempre. Alguna fractura tendrá en alún momento, en algún lugar…. Tienes sólo una y ya llegará el momento preciso en que te puedas deshacer de ella.

A mi que quedan 11 varas así que nadie soy para culpar ni perdonar. Lo importante es que esa vara que tienes no se torne en la más corta y por consiguiente sea el más capital de los pecados.

¿Cuál es el peor de los pecados?
El que más culpable te haga sentir (y lo notarás en el peso de la vara).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s